OVACIÓN Opinión Cultural

OVACIÓN Opinión Cultural
Se publica en El Deber los sábados
Contiene comentarios y notas sobre la actividad artística que se lleva a cabo en Santa Cruz de la Sierra y Bolivia

domingo, 27 de marzo de 2011

OVACIÓN 046 • Roberto Unter - Carmelo Rivera - Shakira

Roberto Unterladstaetter muestra fotografías
Como homenaje a los 450 años de la fundación de Santa Cruz y con el auspicio de 
la Honorable Alcaldía Municipal, el Centro Simón I. Patiño y la Consultora Cultural Plan B 
se presenta en la plaza 24 de septiembre.
"Cortijo" Fotografía de Roberto Unterladstaetter


Roberto Unterladstaetter nació en Santa Cruz en 1980. Es un artista de la fotografía autodidacta. Tiene estudios de diseño gráfico y comunicación social. Desde hace unos años participa en diversas exposiciones individuales y colectivas en Bolivia como ser  “Contextos y Cimientos” en Cochabamba, “Arterias” en La Paz y otros llevados a cabo en espacios como Arte Nota, Manzana Uno, Museo Tambo Kirkincho, Centro Cultural Simón I. Patiño, Museo de Arte Contemporáneo y Kiosko Galería.

Su trabajo fotográfico ha salido también de Bolivia para mostrarse en exposiciones colectivas y ferias internacionales de arte contemporáneo en Argentina, Colombia, Estados Unidos y Chile. En todos los casos causando especial interés por su particular visión de su entorno urbano y su mundo emocional.

“Ciudad Nostalgia” se llama la exposición que Roberto presenta en la Plaza 24 de septiembre. El nombre es en sí mismo una sugerencia de lo que motivó la serie de fotografías y de su contenido emocional. Es un paseo casi fortuito por Santa Cruz que revela espacios que posiblemente todos vemos a diario sin notar la gran cantidad de secretos urbanos que contienen, que van desde el increíble colorido de unos pomos dispuestos como urbe moderna en una venta de cosméticos, la muda pero elocuente poesía de un maniquí que conserva prisionera y maltrecha a una bella y triste dama, al Corazón de Jesús que sobre un marco de devaluados aires barrocos y detrás de un plástico puede todavía señalarnos el camino de la salvación mientras espera que alguien lo compre o las abundantes carnes de una frutera que pacientemente espera vender manzanas y uvas que llenan de color la retina y estimulan las glándulas salivares.

Una serie de episodios fotográficos sabrosos y emotivos.

CARMELO RIVERA
Carmelo nos dejó hace poco. Lo más probable es que se encuentre el algún lugar del universo improvisando en la guitarra con John Lennon y Eduardo Falú.

Odontólogo exitoso, Carmelo queda acuñado en lo más entrañable de nuestra memoria como un talentoso músico y leal amigo.

No recuerdo bien cuándo conocí a Carmelo. Probablemente fue hacia 1995. Pero lo que sí recuerdo es la poderosa impresión que me causó su talento musical. Carmelo tenía registro fiel y pormenorizado de infinidad de piezas musicales. Era capaz de tocar instantáneamente en su guitarra, cualquiera de las canciones de Los Beatles, que por cierto son muchas y no son sencillas, y hacerlo con una fidelidad asombrosa, reduciendo para la guitarra casi toda la instrumentación original. Además de Los Beatles, a quienes admiraba por la gran calidad de sus obras, podía también tocar casi cualquier rock o folklore que hubiese estado sonando desde 1970. Para un músico con estudios serios, ese don no podía más que generar admiración y respeto.

Siempre me pregunté qué hubiera sido del buen Carmelo si hubiese estudiado música. Con toda seguridad habría dado mucho y muy bueno, pero perteneció a una generación para la que lo más sensato era estudiar alguna carrera “formal”. Eso lo convirtió en el odontólogo prestigioso que fue y le hizo posible servir a su enorme clientela como profesional experto y ético. Un día me presenté desesperado en su consultorio para que me saque una muela; “has traído pistola?” me dijo, “porque tendrías que amenazarme con una para que yo te saque una muela. Cálmate, la vamos a salvar”. Lección que no se olvida.

Su bien timbrada voz, su calma tranquilizadora, su sonrisa incrédula, sus finos modales y su mal disimulada timidez, son el envoltorio grato con que Carmelo se regalaba entre sus amigos como un ser humano excepcional.

METRO Y MEDIO DE SENSUALIDAD CONMOCIONAN SANTA CRUZ
La breve Shakira deslumbró y asombró 
al publico cruceño con su espectacular presentación. 
SHAKIRA.
Cobró caro, el Tahuichi lleno pagó
y todos contentos menos uno!


No puede ignorarse que la presentación de Shakira en Santa Cruz provocó conmoción generalizada. La explicación de tal cosa reside en la gran calidad de su espectáculo. La muy bien concebida empresa “Shakira” opera en términos de gran eficiencia y presenta al público un escenario extraordinario, un manejo de luces y sonido de la más alta calidad, unos instrumentistas profesionales y expertos y un ballet cuidadosamente preparado. En este entorno, la diminuta Shakira aumenta sus proporciones físicas hasta convertirse en un verdadero gigante del escenario, en base, sobre todo, a la explotación visual de la sensualidad de su humanidad muy bien torneada.

Ahora bien, su voz que da señales de tener grandes virtudes, al no ser elemento principal de su oferta artística, queda relegada al mero papel complementario y exótico de una propuesta que trata de incorporar alguna cualidad telúrica “latina” como gustan llamarse los latinoamericanos en Norteamérica. Shakira canta con gran cantidad de afecciones vocales que no son del todo agradables y nos dejan la sospecha de que si ella se dedicara a cantar como debe hacerse, la cosa sería mucho, pero mucho mejor. Eso sí, sus arcas, en tal caso, se verían notablemente mermadas y eso no le interesa. ni a ella ni a su público.

El contenido de la letra de sus canciones es repetitivo y banal y la música que las canta pisa el mismo terreno. Un producto diseñado para entretener a un público intelectualmente poco exigente y que no presenta propuesta de contenido alguno.

En resumen, gran espectacularidad, mucho “bolleo” como dicen por acá y en verdad poca substancia. El público pagó muy caro, como se paga por un objeto que el mercadeo empresarial puso de moda y como otros similares no siempre perdura en el tiempo.

2 comentarios:

SpiCa NarDi dijo...

Muy cierto su analisis sobre el concierto de la famosa empresa Shakira...jejeje. No cabe duda que el mercado de la música ha crecido gracias al popular. Muy pocos encuentran el verdadero arte musical. Lo invito a escuchar solo 10 emisoras de radio, 6 tocan regueton o cumbia, 3 son religiosas y en una puede encontrar comentarios regionalistas o concursos absurdos.

alejandra dijo...

Melito fue una gran persona y gran musico, se lo extraña todos los dias...